Archivo del sitio

El taxista del Papa

13/03/2013

img_0621

Taxi aparcado en la colonia Escandón, Mexico DF

Madrugaba un día de marzo cuando pisé por primera vez Ciudad de México, con el propósito –casi desconocido por mí mismo- de cambiar el rumbo a una vida estrictamente europea. Aquel día, en el ocaso del otoño, sellaron por primera vez mi inmaculado pasaporte.

Las primeras impresiones me llegaron desde el interior de un taxi destartalado. Su chofer, un señor cincuentón que escuchaba  atentamente la radio, reconocía sin reparos no saber muy bien cómo llegar al lugar que yo le indicaba, estaba tan concentrado en las noticias sobre el recién elegido Papa que ni prestó atención a mis indicaciones, pero aún así comenzó a circular como si no hubiese una contradicción en el hecho de empezar la carrera sin saber hacia adónde. Me pareció extraño, pero pensé -serán cosas propias de aquí- y a pesar del miedo con el que llegué a México me dije -tendrás que confiar-.

De repente el taxista abandonó con un simple giro de volante la avenida principal por la que circulábamos y se escurrió entre unas calles estrechas. Creí entonces que ya estábamos llegando al destino y que se me había pasado volando el trayecto en taxi, pero nada más lejos de la realidad. Entre esas callejuelas, justo enfrente de una floristería llena de coronas funerarias -algo que yo no quería interpretar como un presagio- el taxi se detuvo. El señor apagó la radió poniendo fin a la tertulia de los teólogos sobre el Papa Francisco, y volviendo la cabeza a la parte trasera del auto, me miró fijamente y me dijo:

-Bienvenido a México señor.

-Gracias-le respondí austeramente.

-¿Puede repetirme señor el nombre de esa calle? ¿En qué colonia dice usted que estaba?

Como si no me sorprendiese estar parados delante de aquel lugar, y como si conducir desorientado unos diez minutos antes de detenerse a comprobar el mapa fuese algo habitual, respondí:

-Es la calle José María Vigil, colonia Escandón – le confirmé mientras miraba imprudentemente una nota donde tenía las señas.

Mostré con ese gesto que yo era un novato forastero en aquella ciudad, y hacer esas declaraciones es muy poco recomendable en México, porque ya se sabe que muchos de los taxistas chilangos son expertos en la identificación de extranjeros despistados, y si solo fuese eso… pero no solo los identifican, sino que también los desangran.

Creí en ese instante que aquella floristería sería un punto y final, y aunque no recuerdo si recé, seguro que por un instante tuve ganas de hacerlo después de tanto escuchar a los teólogos. Qué ridículo convertirme nada más pisar suelo mexicano en un desaparecido, en una de los 25.000 personas que aproximadamente dejan de existir cada año en ese país, ¿se imaginan la Ciudad de México vacía, con todos sus habitantes evaporados? Pues sucede algo así, que la gente allí se evapora masivamente.

Pero eso no ocurrió, el taxista revisó su manido callejero de guantera, arrancó la máquina, conectó la radio y poco después volvíamos a circular por avenidas. Al oír el sonido del motor y escuchar de nuevo a los teólogos, conseguí relajarme un poco y afortunadamente se evaporaron mis malos pensamientos, pudiendo al fin volcarme un poco en la contemplación de ese monstruo llamado DF. Lo que vi a través de aquella ventanilla ya es otra historia que os contaré más adelante.

Súbitamente  sonó el freno de mano.

-Son seiscientos pesos-, dijo el taxista.

Busqué el dinero que tenía escondido y saqué un par de billetes con la cara de Diego Rivera.

-Aquí tiene señor-, le respondí mientras sentía que me desangraba.

Al mismo tiempo, la radio reproducía las primeras palabras de Jorge Mario Bergoglio:

-“Recen por mí…”, decía.

diego-riveraFIN

Chilango, ga.

1. adj. coloq. Méx. Natural del Distrito Federal, en México.

2. adj. coloq. Méx. Perteneciente o relativo al Distrito Federal.

Si te ha gustado el relato,compártelo con tus amigos 🙂 y si no te ha gustado, haz lo mismo pero con tus enemigos XD

Col & Durian: dos señoras de la calle

Este martes llévese dos por el precio de uno, como en Los Invasores de Albacete. Dos personajes que viven en la calle y que tienen que soportar que tuk-tuks, ciclomotores y camionetas las rodeen cada día, a veces haciendo un uso indebido, abusivo y molesto del claxon.

La mayor vive en Kampot, al sur de Camboya, tiene fama de ser sabrosa aunque su olor es desagradable para el humano medio. La otra tiene su domicilio en la avenida principal de Berastagi, que aunque parezca un pueblo de Guipúzcoa está en el norte de Sumatra, la sexta isla más grande del mundo. No sé si tienen nombre, pero merecen ser llamadas Col & Durian, las Bonnie & Clyde de las rotondas asiáticas.

Así es amigo, estamos hablando de rotondas, de dos de las rotondas favoritas de En Clave de Viaje después de haber recorrido muchos kilómetros por las carreteras del Sudeste Asiático. Ambas están dedicadas a alimentos, y es que claro¿no será mejor rendir tributo a lo que nos da de comer cada día que a algún personaje que pueda sembrar discordia como un torero o un dictador de esos que no le caen bien a todo el mundo?

Que te gusta más la rotonda del aeropuerto de Castellón de Juan Ripollés, pues sólo podemos decirte una cosa -no tienes ni idea de arte-. Col & Durian son sin ir más lejos, plástica y simbólicamente superiores a toda la obra arquitectónica de Santiago Calatrava, y por eso sugerimos desde aquí un hueco para ellas en el MoMA de Nueva York o en Museo Provincial de Albacete si es que los americanos no las quieren exponer. Aunque si deseamos realmente que estas piezas sean comunales, lo mejor sería ponerlas en Los Invasores de Albacete o en Los Martes de Toledo para que cada semana, al ir a hacer la compra, recordásemos lo que es esencialmente importante, al margen de políticos, dictadores o toreros.

Durian:

Ampliamente conocida y reverenciada en el sureste de Asia como el “Rey de las frutas”, su nombre proviene de la palabra malaya duri (espina) con el sufijo -an, (usado para crear pronombres), y dando como resultado “fruta espinosa”

Fuente: Wikipedia

 

 

A %d blogueros les gusta esto: