Archivo del sitio

El joven monje que cambió los mantras por Justin Bieber

Os presentamos hoy a un personaje religioso con una particular visión del budismo, un joven novicio laosiano que conocimos en el monte Phousi, en el centro de Luang Prabang, en Laos.

IMG_0246 copia.jpg

Tenía dieciséis años y su referencia musical era Justin Bieber. Hasta que nos dijo eso estábamos intentando tratarlo con cierta reverencia, o al menos con seriedad, pero pronto se perdió aquella magia de estar hablando por primera vez en nuestras vidas con un monje budista. Al rato se acercó su amigo y no sabemos cómo ni por qué pero no habían pasado ni cinco minutos desde que empezamos a hablar con ellos y ya estaban cantándonos la canción que habían aprendido ese día en la clase de inglés, y claro, ya después de escuchar el tema central de Titanic, My heart will go on, en boca de esos chiquillos terminamos de confirmar que “el hábito no hace al monje” y que un novicio de dieciséis años no deja de ser un adolescente con las inquietudes y “tontás” que habitan las cabezas de los que viven en esas edades de cambio en la estructura del cerebro.

IMG_0247 copia.jpg

Nos hicieron pasar un momento agradable con sus historias. Entre otras cosas, nos comentaron que su educación no era gratuita; que sólo dormían unas cinco horas diarias; que no estudiaban música ni podían practicar deportes; que podían tomar té cuando les diese la gana aunque sólo comían dos veces al día. Por último, hablaron de su futuro, no querían ser monjes para siempre, uno de ellos quería ser piloto de aviones, como el Barón Rojo, mientras que el otro prefería ser cantante de éxito como tantos otros adolescentes que sueñan con convertirse en mito erótico de quinceañeras, aunque a decir verdad, estos dos tenían un registro lírico más propio de una Celine Dion de karaoke que de un Justin Bieber rompecorazones.

¿Sabías qué…

Al monte Phousi suben algunos monjes al atardecer, sobre todo jóvenes, a practicar su inglés aprovechando la concurrencia de extranjeros. Una buena manera y gratuita de aprender y mejorar un idioma: acudir al mentidero de los turistas para charlar con ellos.

A %d blogueros les gusta esto: