Archivo del sitio

Col & Durian: dos señoras de la calle

Este martes llévese dos por el precio de uno, como en Los Invasores de Albacete. Dos personajes que viven en la calle y que tienen que soportar que tuk-tuks, ciclomotores y camionetas las rodeen cada día, a veces haciendo un uso indebido, abusivo y molesto del claxon.

La mayor vive en Kampot, al sur de Camboya, tiene fama de ser sabrosa aunque su olor es desagradable para el humano medio. La otra tiene su domicilio en la avenida principal de Berastagi, que aunque parezca un pueblo de Guipúzcoa está en el norte de Sumatra, la sexta isla más grande del mundo. No sé si tienen nombre, pero merecen ser llamadas Col & Durian, las Bonnie & Clyde de las rotondas asiáticas.

Así es amigo, estamos hablando de rotondas, de dos de las rotondas favoritas de En Clave de Viaje después de haber recorrido muchos kilómetros por las carreteras del Sudeste Asiático. Ambas están dedicadas a alimentos, y es que claro¿no será mejor rendir tributo a lo que nos da de comer cada día que a algún personaje que pueda sembrar discordia como un torero o un dictador de esos que no le caen bien a todo el mundo?

Que te gusta más la rotonda del aeropuerto de Castellón de Juan Ripollés, pues sólo podemos decirte una cosa -no tienes ni idea de arte-. Col & Durian son sin ir más lejos, plástica y simbólicamente superiores a toda la obra arquitectónica de Santiago Calatrava, y por eso sugerimos desde aquí un hueco para ellas en el MoMA de Nueva York o en Museo Provincial de Albacete si es que los americanos no las quieren exponer. Aunque si deseamos realmente que estas piezas sean comunales, lo mejor sería ponerlas en Los Invasores de Albacete o en Los Martes de Toledo para que cada semana, al ir a hacer la compra, recordásemos lo que es esencialmente importante, al margen de políticos, dictadores o toreros.

Durian:

Ampliamente conocida y reverenciada en el sureste de Asia como el “Rey de las frutas”, su nombre proviene de la palabra malaya duri (espina) con el sufijo -an, (usado para crear pronombres), y dando como resultado “fruta espinosa”

Fuente: Wikipedia

 

 

Kuala Lumpur (II): de las tres culturas

Llegamos a Kuala Lumpur, conocida coloquialmente como KL habiendo hecho escala en Abu Dabi y después de 16 horas de vuelo con Etihad Airlines. Los motivos que nos trajeron hasta aquí son en parte un impulso del que ya os hablamos en otra entrada.

Cuando llegamos a KL no esperábamos encontrarnos con una ciudad tan contaminada, pero definitivamente el aire no era nada fresco. Nos sorprendió bastante ver a la gente usando mascarillas pero tampoco le dimos mucha importancia.

En el aeropuerto no tuvimos ningún problema, puesto que los españoles podemos estar tres meses en Malasia como turistas sin necesidad de visado. Aquí comenzaba nuestra aventura. La sensación era de riesgo porque el dinero que teníamos para viajar daba para mucho menos de lo que queríamos hacer.

Del Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur (KLIA) a la ciudad se puede ir en taxi, claro está; en tren; y en bus, que es la opción más barata y la que nosotros elegimos.

El  autobús nos dejó en Chinatown: comenzaba el caos. Lo primero que sentimos al bajar de él fue un manotazo de aire cálido y húmedo que nos recordaba lo cerca que estábamos del ecuador.

No tardamos mucho en observar que Malasia era una tierra culturalmente rica.

Estábamos sentados en la terracita de un mamak*, pedimos el típico roti canai con un té tarik (muy malasio todo), cuando fuimos conscientes de lo que había a nuestro alrededor, mucha gente y muy distinta, de orígenes diferentes, charlando, riéndose en algunos casos y compartiendo el mismo espacio. Nos pareció tan bonito que nos quedamos embobados viendo a esa gente india, china y malaya trazando puentes donde se supone que podría haber barreras de idioma (incluso de alfabetos), de costumbres, de religión. Se puede decir que el que viaja a Malasia en cierta medida también visita parte de la India y China, y todo al mismo precio, tres por el precio de uno.

 *Mamak:

Se puede decir que debido a la ubicuidad de su aparición en ciertos países el mamak es una fusión de culturas culinarias de asia, símbolo de armonía multiracial. La gente de todas las razas, religiones y edades venden y ofrecen alimentos en los establecimientos mamak.

Fuente: Wikipedia

En Malasia por tanto es muy difícil sentirse extranjero, el motivo es bastante sencillo, gran parte de los que viven aquí tienen sus raíces biológicas en la India o en China, de hecho no hay que remontarse muchas generaciones para dar con el primer inmigrante que decidió dejar su país y establecerse en Malasia en busca de una vida mejor.

Y ya si pensamos en la capital, una gran metropoli multicultural, multireligiosa y multiétnica, lo de sentirse forastero es casi un imposible, y decimos casi porque desgraciadamente las personas olvidan rápidamente de donde vienen y el racismo para con bangladesíes o indonesios tenemos motivos para pensar que existe.

¿Os suena de algo lo del clima de entendimiento entre tres culturas? ¿Sabéis qué ciudad de España se conoce así, como “la ciudad de las tres culturas”?

Déjanos un comentario si te ha gustado o te ha sido útil esta entrada 🙂

 

Haidan el lavandero

El viajero tiene algunas necesidades aunque no lo parezca, y muchas obligaciones si nos ponemos a analizar la huella de nuestras exploraciones o colonizaciones. Aunque yendo a lo prosaico, podemos decir que lavar la ropa es una de las pocas tareas del día a día que uno se lleva a cuestas cuando viaja, y no suele el trotamundos cargar con una lavadora portatil en la mochila para resolver ese problema.

Sin título-2.png

Joven malayo y motorista feliz

Ante esta necesidad cabe hacer dos cosas: o bien, lavar la ropa a mano como mandan los cánones mochileros; o bien pagar por ese servicio en una lavandería, como aquella en la que conocimos a nuestro personaje de hoy: Haidan, el lavandero.

Fue ver a dos extranjeros por el barrio lavando la ropa en su negocio y todo fueron ganas de ayudar. Su cortesía y su sonrisa al atendernos nos llevan a retratarlo ahora aquí para llamar la atención sobre el miedo, casi siempre infundado, que nos da ‘el otro’ y más si es extranjero (de los pobres) y ya ni te digo si además es musulmán.

img_9336-copia

No es el lavandero, aunque  bien merece una entrada

Haidan el lavandero fue una de las primeras personas que conocimos al comenzar nuestro viaje por el Sudeste Asiático y confirmó lo que ya sabíamos, que la empatía sigue siendo moneda de uso corriente en muchos rincones del planeta. Conocerlo fue como reconciliarnos con el mundo tras haber intentado huir del mismo.

A pesar del reinado planetario de esa forma de vida en la que la exclusión social está normalizada; a pesar del modelo económico y social que a veces exportamos en nuestras mochilas sin darnos cuenta; a pesar de las bombas que todavía hay sembradas en el mundo; a pesar de todo, puede que un día te cruces con un lavandero como Haidan y comprendas que todavía hay esperanza.

img_9327-copia

Este señor tampoco es Haidan. Lamentablemente no tenemos fotos suyas 😦

El joven monje que cambió los mantras por Justin Bieber

Os presentamos hoy a un personaje religioso con una particular visión del budismo, un joven novicio laosiano que conocimos en el monte Phousi, en el centro de Luang Prabang, en Laos.

IMG_0246 copia.jpg

Tenía dieciséis años y su referencia musical era Justin Bieber. Hasta que nos dijo eso estábamos intentando tratarlo con cierta reverencia, o al menos con seriedad, pero pronto se perdió aquella magia de estar hablando por primera vez en nuestras vidas con un monje budista. Al rato se acercó su amigo y no sabemos cómo ni por qué pero no habían pasado ni cinco minutos desde que empezamos a hablar con ellos y ya estaban cantándonos la canción que habían aprendido ese día en la clase de inglés, y claro, ya después de escuchar el tema central de Titanic, My heart will go on, en boca de esos chiquillos terminamos de confirmar que “el hábito no hace al monje” y que un novicio de dieciséis años no deja de ser un adolescente con las inquietudes y “tontás” que habitan las cabezas de los que viven en esas edades de cambio en la estructura del cerebro.

IMG_0247 copia.jpg

Nos hicieron pasar un momento agradable con sus historias. Entre otras cosas, nos comentaron que su educación no era gratuita; que sólo dormían unas cinco horas diarias; que no estudiaban música ni podían practicar deportes; que podían tomar té cuando les diese la gana aunque sólo comían dos veces al día. Por último, hablaron de su futuro, no querían ser monjes para siempre, uno de ellos quería ser piloto de aviones, como el Barón Rojo, mientras que el otro prefería ser cantante de éxito como tantos otros adolescentes que sueñan con convertirse en mito erótico de quinceañeras, aunque a decir verdad, estos dos tenían un registro lírico más propio de una Celine Dion de karaoke que de un Justin Bieber rompecorazones.

¿Sabías qué…

Al monte Phousi suben algunos monjes al atardecer, sobre todo jóvenes, a practicar su inglés aprovechando la concurrencia de extranjeros. Una buena manera y gratuita de aprender y mejorar un idioma: acudir al mentidero de los turistas para charlar con ellos.

Cameron Highlands, tierra de Defenders

3-motivos-cameron

1.- Porque la temperatura es agradable en comparación con el resto de Malasia.

Los malasios, sobre todo de Kuala Lumpur, vienen buscando un lugar en el que refugiarse del calor tropical, puesto que aquí las temperaturas son siempre más bajas que en el resto de la península; y los mochileros siempre buscan lo mismo: belleza y aventura.

2.- Porque si te gusta el senderismo, es un lugar ideal para hacer trekking.

Si amas el senderismo has llegado a uno de los mejores lugares para practicarlo. La gente que va a Cameron Highlands busca eso, disfrutar de la naturaleza a pie.

3.- Porque si nunca has visto plantaciones de té, te van a impresionar las vistas.

Las plantaciones de té, para los que no las habíamos visto antes, son algo que no te deja indiferente. Lo que algún día fueron bosques frondosos, los ingleses lo convirtieron en un laberinto de bonsáis (que parecen setos) y que forman una retícula verde en las altas montañas.

Después de estar unos días en la capital de Malasia seguro que estás deseando huir del calor sofocante y para eso qué mejor opción que irse unos días a la montaña a disfrutar de la naturaleza que ofrece este increíble país.

Nuestro siguiente destino fue Cameron Highlands, una zona montañosa que se encuentra a unas 5 horas de KL.

Seguro que has visto esa estampa tan bonita de las plantaciones de té que te deja la boca abierta, pues es por esas imágenes que muchos viajeros y turistas deciden pasar unos días en este lugar y aventurarse a hacer algún trekking por la jungla. Muchos locales aprovechan los fines de semana para escaparse de la ciudad y gozar de la frescura de las montañas. Así que si vas a visitar Cameron Highlands y quieres estar lo más tranquilo posible, intenta que no sea durante el fin de semana.

 

Tanah Rata es uno de los principales pueblos de la zona. Nosotros llegamos allí, y la verdad es que no tiene mucho, es una carretera con establecimientos destinados al turismo: hostales y restaurantes. Hay hasta un Estarbak (término euskera para referirse a esa famosa cadena que sirve ‘café’ a precios desorbitados).

boh

 

¿Dónde alojarte bien y barato?

¿Has visto la serie Twin Peaks? pues entonces te hará gracia alojarte en el Twin Pines y descubrir quién mató a Laura Palmer. Los dueños son muy majos. El sitio está muy bien, es tranquilo, tiene un jardín bonito y unas mesas en las que sentarte a hablar con otros viajeros, a leer, a escribir…

¿Qué comer?

Casi siempre aquí en Malasia, nuestra opción favorita suele apuntar a restaurantes indios. En la calle principal de Tanah Rata hay uno llamado Restaurant Kumar, y nos atrapó tanto que casi todas las comidas y cenas las hicimos allí. Con la comida no se juega, así que cada vez que encontramos un sitio que nos gusta es difícil que nos movamos de allí.

img_1468-copia

¿Qué hacer?

  • Tienes unas 11 rutas de trekking para perderte (si no llueve). Nosotros hicimos la ruta 1. Pero la mejor es la 10. Si te llueve y de todos modos quieres aventurarte, hazte con una bolsa impermeable; verás que es imprescindible para viajar por el sureste asiático y no terminar con la cámara de fotos y el móvil metidos en arroz. (os lo decimos por experiencia, no nuestra, sino de una  pareja Lituana).
  • Ver la flor más grande del mundo, la Rafflesia. Si es la temporada, claro. No siempre está disponible, y para poder verla, tienes que ir con un tour guiado. Por lo visto, además de ver la flor te llevan a unas aldeas aborígenes…hacen una especia de teatro para entretener a los turistas. No te lo recomendamos.
  • Visitar el Mossy forest (el bosque de musgo). Es un lugar de leyenda, la hipérbole de una fraga gallega, con fosos de sedimentos que pueden atraparte el calzado, una especie de ‘arenas movedizas’ (o eso dicen para que te animes a ir con un guía). Y lo mejor de todo es que en este bosque ¡no hay mosquitos!
  • Las plantaciones de Té BOH. Son muy bonitas pero cuando llegas pierde todo el encanto ver la terraza y el balcón con la cafetería llena de turistas. Nos decepcionó un poco eso.
  • Granja de insectos, si eres un amante de los animales no está mal, pero sin más. Cuidado porque si te pilla en temporada de lluvias y huyendo del agua terminas participando en una ruta organizada por una agencia, te llevarán a esos sitios quieras o no.

Consejos viajeros

No te recomendamos hacer excursiones con las agencias. Los trekkings se pueden hacer fácilmente por tu cuenta. Hacer dedo para bajar a las plantaciones desde el pueblo es posible, te lo decimos por experiencia. Hemos hablado con muchos viajeros que se decepcionan un poco con el sitio. Ten en cuenta que si llueve no tienes muchas opciones y probablemente acabes dándote un paseo con poco encanto, eso sí, en un Defender.

Así empezó todo

Cuándo y cómo se decide viajar

How-To-Step-Out-Of-Your-Comfort-Zone

A veces para salir de viaje no hay que pensárselo demasiado. Hay viajes que se planean mucho, y otros, nacen de un arrebato. El nuestro, podría ser clasificado en el segundo grupo, porque en ocasiones es mejor no pensar demasiado. Dejarse llevar puede abrirte caminos que nunca habías imaginado.

El nuestro fue un viaje casi por sorpresa. Veníamos de vivir en un Moscú helado y de repente nos vimos viajando por países tropicales. ¿Cómo? Os lo contamos en nuestra primera entrada, porque hoy arranca En Clave de Viaje, el blog en el que compartiremos nuestras experiencias y desde el que podréis viajar con nosotros.

IMG_1030

Este fue el avión de la escapada

Si quieres viajar, puedes viajar. Simplemente, hazlo. A veces tratamos de ponernos palos en las ruedas para no salir nunca del nido, de la zona de confort que le llaman algunos, nosotros a eso lo llamamos la zona des-confort, porque es de la que nos gustaría salir. El presupuesto es importante tenerlo en cuenta, pero ni es todo, ni es lo fundamental, muchas veces solo hace falta un chispazo para atreverse a conocer el mundo, el nuestro prendió así, en una simple conversación telefónica:

conversación inicial

 

 

A %d blogueros les gusta esto: